Un artículo del 2017 del Star-Telegram reveló que los condados de Hidalgo y Cameron son los condados más multados en Tejas, a pesar de no ser los condados más poblados en el estado. Records de el Texas Highway Patrol (DPS) obtenidos a través del American Civil Liberties Union (ACLU) of Texas para el mes de Octubre 2017 demuestran que solamente en ese mes, DPS hizo por lo menos 17 paradas en el Valle del Rio Grande que terminaron con una llamada a agentes de la Patrulla Fronteriza. Segun los records, la mayoría de las paradas fueron hechas por violaciones menores de traffico-supuestas violaciones de las luces traseras o delanteras, placas o registración expiradas, el manejar en más de una carril, falta de indicar cambio de carril, no pararse en el “stop” sign, exceso de velocidad, etc. Dos paradas fueron hechas por supuestas violaciones a la Sección 571.108 del los estándares Federales de Vehículos Motorizados, cual establece ciertas reglas y regulaciones para luces, dispositivos reflexivos, y equipo asociado.

Aunque la información compartida tal vez pueda ayudar a ilustrar medidas precaucionales que miembros de nuestra comunidad puedan querer tomar, conocimiento sobre las razones que DPS dice parar a personas no es suficiente. Dado el ambiente político creado por la administración Trump, creciente evidencia de colaboración entre DPS y agentes de inmigración en el Valle del Rio Grande, y el monitoreo intenso a cuál comunidades fronterizas están siendo sujetas, incluyendo por la policía local, DPS, la Patrulla Fronteriza, y Servicios de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), todos los residentes de la frontera tienen que saber cuales son sus derechos y cómo protegerse si son parados por cualquier oficial de la ley. Neta investigo y platico con organizaciones comunitarias y expertos en el tema para poder proveer a residentes fronterizos un panorama básico de sus derechos y consideraciones de cual estar a tanto.

Quien tiene derechos en los Estados Unidos?

Todos, sin importar raza, nacionalidad, estatus migratorio, religión, género, orientación sexual, o con cual agencia de ley se esté lidiando, tienen ciertos derechos básicos. Entre ellas, el derecho de permanecer en silencio, de negar consentimiento a búsquedas o registros sin orden de cateo, y de rehusarse a firmar documentos o papaleo que no entiendan. Sin embargo, los derechos no son automáticos. Deben ser invocados.

Si me paran o me detienen, ¿qué información necesito compartir?

Independientemente de sus estatus migratorio, si un oficial o un agente lo para o lo detiene, la única información personal que debe proporcionar es su nombre. NUNCA es requisito proporcionar información sobre su estado migratorio, dónde nació, cuántos años ha vivido en los Estados Unidos, etc.

¿Debo mostrar identificación?

Si lo paran o lo detienen en la calle, en el trabajo o en cualquier otro lugar que no sea de tras del volante de su automóvil, la única información que debe proporcionar es su nombre. Sin embargo, en el estado de Teja, los  conductores deben tener una licencia de conducir válida y legal. DPS o la policía local pueden escribirle una multa o, lo que es peor, arrestarlo si lo atrapan conduciendo sin licencia. Si un oficial solicita una identificación o licencia de conducir, cada persona tiene que hacer una evaluación de sus propios riesgos y beneficios.

Marco López, un organizador comunitario de La Unión del Pueblo Unido (LUPE) compartió que en el caso de residentes indocumentados no se recomienda mostrar un pasaporte extranjero o una identificación consular. Aunque poseer documentos de identificación extranjeros no necesariamente significa que usted es indocumentado, un oficial puede hacer esa suposición y llamar a la Patrulla Fronteriza. Si decide proporcionar una forma de identificación, López compartió, es mejor usar “otro tipo de identificación … como si es estudiante y tiene una identificación escolar o si tiene una identificación de membresía con LUPE”. López notó, sin embargo, que no todos los oficiales aceptarán este tipo de identificación. Todo depende del oficial.

Si usted solamente es el pasajero en un automóvil, todos los derechos previamente mencionados siguen aplicando. Sin embargo, dado que no está en el asiento del conductor, usted no está obligado a producir un I.D. o licencia de conducir.

Si no respondo sus pregunta y/o si no les proporciono la información que desean, ¿por cuánto tiempo puede DPS o un oficial mantenerme allí? ¿Me arrestarán?

Sin causa probable de un crimen o violación de alguna ley, los oficiales no deberían detenerlo. Esto no significa que no lo harán. Incluso si usted conoce sus derechos y los invoca, no hay garantía de que el oficial con el que esté interactuando también los conozca o de que no decida voluntariamente ignorarlos. Al interactuar con cualquier agente o oficial, las personas deben intentar hacer un análisis de la situación, las acciones y la conducta del oficial, y los riesgos asociados con su propio cuerpo e identidad. Los oficiales no son siempre amables o personas adecuadamente entrenadas y capaces de permanecer tranquilos. Como el movimiento por la vidas negras (Black Lives Matter) a demostrado, las personas de color tienen una mayor probabilidad de experimentar abuso y brutalidad a manos de oficiales.

Una forma de tratar de determinar si usted está detenido es preguntar cortésmente: “¿Soy libre de irme?” Si el oficial dice que lo es, entonces no lo están deteniendo ni arrestando. Debería tranquilamente irse, inmediatamente. Sin embargo, si el oficial responde que usted no es libre de irse, eso es una señal de que el oficial tal vez planee citar o arrestarlo. Usted tiene el derecho de preguntar si le emitirá un citacion o una multa. Si está siendo detenido o arrestado, tiene derecho a preguntar el motivo. Esto puede presionar a un oficial a asegurarse de que no lo está deteniendo más de lo que realmente es necesario, lo cual puede reducir el margen de tiempo o oportunidad que un oficial tiene para solicitar ayuda a otras agencias, incluyendo la Patrulla Fronteriza.

Más allá de eso, tenga cuidado con cualquier información que comparta. Mentir a un oficial puede ser tratado como un crimen y crear más complicaciones. Para evitar proporcionar información incriminatoria o complicaciones futuras, muchos abogados y organizaciones generalmente recomiendan invocar su derecho a permanecer en silencio hasta que haya un abogado presente.

¿Qué derechos tengo en casa?

Aunque reglas diferentes se aplican a la propiedad privada dependiendo de la proximidad a la frontera, su residencia privada es un espacio constitucionalmente protegido. Si un oficial de la ley se presenta en su casa, usted tiene derecho a mantener su puerta cerrada, de preguntar por qué está ahí, y de pedir que se identifique adecuadamente.

No abras su puerta. El oficial puede mentir o usar una variedad de excusas o artimañas para tratar lograr que abras la puerta. No lo hagas. Tu puerta es lo único entre usted y ese oficial. Al abrir la puerta, incluso si solo desea hablar con el oficial desde su puerta, sus acciones pueden legalmente interpretarse como que usted está dando permiso al oficial para ingresar a su hogar (lo cual probablemente el oficial hará) y para buscar entre sus cosas y interactuar con otros en su casa.

Pida una orden. Si un oficial desea ingresar a su hogar, necesita una orden. Exija que le muestren una orden. Si la tienen, pueden mostrarsela deslizándola por debajo de la puerta o colocándola contra una ventana. No solo mire la orden. Revisela. Una orden válida y legal debe tener su nombre, legal, exacto, correctamente escrito, su dirección, y debe estar firmada por un juez de los Estados Unidos. La Patrulla Fronteriza o los agentes de ICE pueden intentar mostrarle una orden administrativa (que no está firmada por un juez). Si la orden es una orden administrativa del Department of Homeland Security (DHS) y no una orden firmada por un juez federal, no es necesario que abra la puerta.

Ejemplo de una orden de cateo legal y valida firmada por un juez.

La orden especificará lo que el oficial puede hacer. Si la orden es una orden de arresto, le otorga al agente el derecho de arrestar a la persona nombrada. La persona nombrada posiblemente querrá salir del hogar para evitar dar acceso a su hogar. Sin una orden que detalle las áreas cual el oficial esté autorizado a conducir un busqueda en, una orden de arresto no le da permiso de registrar su casa o buscar entre sus pertenencias. Si un oficial entra por la fuerza a su casa, no se resista, pero déjele al oficial saber que usted no está dando su consentimiento.

Los oficiales pueden intentar engañarlo para que revele información que luego podría lastimarlo. Recuerde, nunca estará obligado a presentar una identificación ni a responder preguntas sobre su nacionalidad, su estado, etc. En algunas ciudades, la Patrulla Fronteriza y agentes con ICE han pedido revisar las huellas dactilares de las personas. No de consentimiento. Siempre que sea posible, evite dar acceso innecesario a su información.

Ejemplo de una orden administrativa de ICE no firmada por un juez. Obtenida a través del Immigration Resource Legal Center. Haga cliq aqui para imagenes mas grandes.

El oficial quiere realizar una búsqueda. ¿Qué debo hacer?

Si un oficial desea realizar una búsqueda, verifique que tenga una orden que le permita hacer esto. Si el oficial solicita realizar una búsqueda en su persona o en cualquiera de sus pertenencias sin una orden judicial o simplemente lo empieza hacer sin preguntar, ¡asegúrese de verbalizar que no está de acuerdo!

¿Qué derechos tengo en la escuela, el trabajo y / o propiedades privadas?

Todas las personas tienen derecho a guardar silencio y de negarse a brindar información incriminatoria donde sea que estén, pero las personas que ocupan puestos de autoridad también poseen derechos especiales de los que deben estar conscientes. Si un oficial de la ley busca entrar en una escuela o negocio, los administradores y dueños/gerentes, por ejemplo, pueden poseer derechos que pueden usar para protegerse a sí mismos así como a los demás.

“Los oficiales necesitan una orden, consentimiento o circunstancias exigentes para ingresar a áreas no públicas, pero no se necesita una orden judicial para las áreas donde el público puede entrar y salir libremente,” declaró Edgar Saldivar de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU). Los espacios no públicos incluyen áreas donde una persona tiene una expectativa razonable de privacidad. Ejemplos de tales espacios pueden incluir residencias universitarias privadas cerradas, la parte trasera de un restaurante y oficinas de trabajo privadas. A menos de que un oficial tenga una orden válida para arrestar a alguien o llevar a cabo una búsqueda en espacios no públicos, los administradores escolares y los dueños de negocios pueden negarle  acceso a oficiales y pedirles que abandonen las instalaciones.

Los espacios públicos, sin embargo, son espacios en los que cualquier persona puede entrar cuando lo desee y donde las personas no tiene expectativa de privacidad, como las áreas abiertas de una universidad pública o parques públicos. Al igual que cualquier otra persona, oficiales y agentes pueden ingresar a estos espacios sin una orden judicial.

Si soy detenido por la policía, la Patrulla Fronteriza o cualquier otra agencia, ¿qué derechos tengo en la cárcel o en un centro de detención?

El derecho a permanecer en silencio continúa vigente si lo arrestan. Si lo envían a una cárcel local o del condado, es posible que los oficiales locales puedan colaborar con ICE e intenten hacer preguntas sobre su ciudadanía. Según Carlos M. García, un abogado de inmigración con base en el Valle del Río Grande, puede negarse a responder sus preguntas. Invocar su derecho a permanecer en silencio es importante porque cualquier información que usted proporcione se puede usar en su contra.

Como consejo práctico, García también enfatizó que la gente no debería sentirse presionada a aceptar o pasar por cierto lo que la Patrulla Fronteriza o agentes de ICE les digan. Por el contrario, deberían exigir hablar con un abogado de inmigración y, cuando aplique, la oportunidad de presentarse ante un juez de inmigración. “Lo que el oficial de inmigración le dice no es necesariamente la verdad”, afirmó García. “Debe escuchar los consejos de alguien que solo tenga en mente sus mejores intereses.” Si usted es puesto en un proceso de deportación y teme por su seguridad si fuese deportado, García indicó que es importante dejarle saber a los agentes inmediatamente.

¿Cuáles son mis derechos con la Patrulla Fronteriza en un puesto de control de inmigración?

La mayoría de los residentes del Valle del Río Grande conocen el punto de control migratorio permanente ubicado aproximadamente unas dos horas de Brownsville y a una hora de McAllen en Falfurrias, Texas.

Según un folleto de la ACLU de Arizona, en los puntos de control la Patrulla Fronteriza puede hacer algunas preguntas limitadas para verificar ciudadanía. Sin embargo, no deberian de hacer “preguntas no relacionadas con la verificación de la ciudadanía, ni pueden retenerlo por un tiempo prolongado sin causa.” Según Saldívar, los ciudadanos no están obligados a mostrar documentos o I.D., pero la realidad es que es posible que no se les permita continuar hasta que el agente inspector esté satisfecho de que todos los ocupantes del vehículo pasando por el puesto de control tienen un estado migratorio válido.

Aunque cualquier persona puede afirmar su derecho a guardar silencio y negarse a responder preguntas sobre ciudadanía, es importante tener en cuenta que “los agentes pueden detenerlo más tiempo para intentar verificar que usted está legalmente presente en los Estados Unidos,” lo que cual podría plantear ciertos riesgos para aquellos que no son ciudadanos de los Estados Unidos.

¿Puedo filmar a los oficiales? ¿Cuáles son mis derechos con mis dispositivos electrónicos?

Como espectador en un espacio público, usted tiene el derecho de fotografiar o filmar a la policía, agentes de la Patrulla Fronteriza, y oficiales de ICE siempre que lo haga a una distancia que no interfiera con su investigación o acciones. Sin embargo, cuando se encuentra en una propiedad privada, el propietario tiene el derecho de pedirle que se detenga y de ordenarle que abandone su propiedad. Los oficiales tienen el derecho de pedirle que retrocede si sienten que usted está interfiriendo con sus actividades, pero no tienen derecho a apoderarse de su cámara o teléfono ni de pedir su contraseña a menos de que tengan una orden de cateo. No tienen derecho a borrar o alterar ninguna fotografía o video que usted grabe.

Reglas más estrictas pueden aplicar a nuestros productos electrónicos al intentar entrar o salir en la frontera y en los puntos de control de inmigración. Aunque mucho de lo que la patrulla fronteriza puede y no puede hacer aún no se ha establecido definitivamente, la Electronic Frontier Foundation (EFF), una organización sin fines de lucro de derechos digitales, declaró en un informe de diciembre de 2017 que no creen que la búsqueda o captura de la electrónica o la solicitud de contraseñas sin una orden de causa probable es legal. En la práctica, sin embargo, diferentes personas enfrentarán diferentes riesgos si eligen afirmar sus derechos a no entregar sus productos electrónicos o proporcionar contraseñas sin una orden judicial. Cualquier persona que no sea ciudadano, en otras palabras las personas con algún tipo de estatus migratorio temporal o con residencia legal permanente, deben considerar sus propios factores de riesgo, ya que es probable que estén sujetos a un mayor hostigamiento y a que su estatus pueda sea cuestionado.

Además, EFF también señaló que si bien el asunto sigue siendo legalmente gris, la realidad es que si un agente solicita acceso a sus dispositivos y usted se niega a proporcionarselo, el agente de la patrulla fronteriza puede quitarle temporalmente sus aparatos de todos modos. Aunque no deben realizar una búsqueda profunda e intrusiva sin obtener primero una orden, su dispositivo podría estar bajo su posesión durante meses. Durante este tiempo, no solo no tendrá acceso a su dispositivo, sino que tampoco tendrá forma de saber con certeza qué es lo que hacen o no hacen con su dispositivo. En 2016, EFF notó que el gobierno de los Estados Unido condujo 23,877 búsquedas de dispositivos electrónicos en la frontera, un aumento de cinco veces al año anterior. Según el EFF, “cada una de esas búsquedas fue una potencial violación de privacidad”.

Para un análisis más detallado por parte del EFF, así como recomendaciones cruciales de dispositivos y seguridad electrónica, haga clic aquí.

Tarjetas (en Inglés) del ACLU de “Conoce Tus Derechos.” Alga clic aqui.

La importancia de aprender sus derechos no puede ser exagerada. Sin embargo, solo aprender o refrescar su conocimiento sobre sus derechos no es suficiente. Para la mayoría de las personas, una interacción con oficiales causará estrés y ansiedad. Pensar en el futuro, imaginar posibles escenarios y practicar la invocación de sus derechos puede garantizar que esté mejor preparado en caso de que ocurra una parada o detención. Igualmente importante es tener un plan en caso de que se violen sus derechos.

Aunque en situaciones estresantes puede ser muy difícil hacerlo, si usted cree que se están violando sus derechos, debe tratar de recopilar la mayor cantidad de información sobre el oficial o oficiales. Según su habilidad, intente obtener los nombres e insignias de los oficiales y tome notas inmediatas y detalladas sobre su comportamiento y conducta con usted. Si se violaron sus derechos, es posible que estos detalles pueden ayudarlo a desafiar su arresto.

Finalmente, sepa a quién contactar si se violan sus derechos. LUPE (956-787-2233) y el capítulo local de la ACLU (956-465-1905) son dos organizaciones locales a las que los residentes pueden contactar si creen que sus derechos han sido violados.

Hola! We are Neta. We create stories from the beautiful Rio Grande Valley of South Texas from a progressive perspective. We are a nonprofit platform, and we need your help to keep creating stories like the one above. Click here to make a $10 donation to boost our next story.
>